800 euros de multa a cliente que denunció a prostituta por cobrar sin completar el servicio

Albal, un municipio valenciano elevó el año pasado las sanciones a usuarios y proxenetas tras el asesinato de dos mujeres explotadas sexualmente en su término


El paraje de Albal donde desapareció la joven de 19 años Florina, cuyo cadáver fue hallado en un canal de riego meses después. AYUNTAMIENTO DE ALBAL (Europa Press)

La Policía Local de Albal, una localidad de la provincia de Valencia de 16.500 habitantes, ha impuesto una multa de 800 euros a un hombre que, tras solicitar los servicios sexuales de una prostituta y abonarle a cambio 30 euros, la denunció porque no completó sus necesidades, según ha informado el ayuntamiento.

Los agentes municipales informaron al denunciante que este municipio donde había consumido servicios sexuales en la vía pública tenía en vigor una ordenanza municipal que multa a los clientes, así que le abrió un expediente sancionador, explica el municipio en un comunicado.


Albal ha sido pionera en la lucha contra la prostitución y la trata de personas tras el asesinato de la joven Florina Gorgos, desaparecida en el municipio a principios de 2021 cuando ejercía la prostitución y cuyo cadáver encontraron una semanas después en una acequia. El suceso causó conmoción en la localidad y no era el primero. En 2004 otra joven, Ivana, apareció muerta con un disparo en el pecho, justo en el mismo lugar donde se vio a Florina con vida por última vez.

El Ayuntamiento de Albal endureció a mediados del año pasado la ordenanza municipal de convivencia y buen gobierno incrementando las multas a los clientes hasta los 800 euros e incluyó a los proxenetas. La ordenanza municipal cifraba en 2012 las sanciones de este tipo en un máximo de 750 euros y afectaba tanto a los consumidores como a las prostitutas, que ahora quedan exentas como víctimas de explotación.

El cambio en la ordenanza fue aprobado por unanimidad por el pleno municipal de Albal y recoge además la prohibición de divulgar publicidad que fomente la prostitución y la explotación sexual, por ejemplo, colocar en coches tarjetas de prostíbulos. Esta acción se sanciona con 350 euros.

Según el alcalde Ramón Marí, “los asesinatos de Ivana y Florina han supuesto una amenaza a la democracia y por este motivo tratamos de contribuir a la erradicación de la prostitución y la trata de personas, contando con la sensibilización de otras administraciones”.


Albal también aprobó la adhesión a la red de municipios contra la trata de mujeres y niñas y elevó la invitación tanto a la Mancomunitat de l’Horta Sud, así como al Consell para, conjuntamente, visibilizar la lucha contra los proxenetas, perseguirlos y “acabar con los puteros”.

La Mancomunitat de l’Horta Sud ha apoyado a Albal en esta cruzada contra la prostitución y, a la vez que apremiaba a sus 20 municipios a sumarse a la red de municipios libres de trata y prostitución, también propuso impulsar campañas de concienciación y una mayor coordinación de las policías locales para aumentar el control sobre los proxenetas.

En esta línea, hace unos meses 27 agentes de las policías locales de los municipios de la comarca de l’Horta Sud participaron en una formación sobre prostitución y explotación sexual en la Comunidad Valenciana organizada por el Instituto Valenciano de Seguridad Pública y Emergencias (Ivaspe).


Fuente: El País, autora: C.V.