Allá no pasa: Casi 6,5 millones de personas en Inglaterra esperan tratamiento hospitalario.


Eso representa una de cada nueve personas en la población que están esperando atención como reemplazos de rodilla y cadera y cirugía ocular.

Uno de cada 20 de ellos ha estado esperando durante más de un año.

Pero el NHS, el Ministerio de Salud, dijo que había signos de progreso, con menos personas esperando para hacerse estudios y con un descenso en la cantidad de personas que llevan esperando más de dos años.

Tim Mitchell, del Royal College of Surgeons, estuvo de acuerdo y dijo que había algo de "luz al final del túnel".

"Los equipos quirúrgicos han estado trabajando día y noche para reducir la enorme lista de espera que se acumuló durante la pandemia.

"Sin embargo, todavía hay grandes desafíos por delante. A medida que las personas regresan al Sistema de Salud, aumenta también la demanda".

Agregó que se necesitaba más personal para aumentar la cantidad de cirugías que se podían realizar; los ministros advirtieron que la lista de espera podría seguir aumentando hasta 2024.


La atención del cáncer frente a la 'crisis'


Los datos mostraron que los servicios oncológicos también tenían dificultades.

Un 21% esperó más de dos semanas para un chequeo con un especialista en cáncer en abril después de una derivación urgente de un médico de cabecera.

Y el 35% esperó más del tiempo debido de dos meses para el tratamiento.

El profesor Pat Price, cofundador de Catch Up With Cancer, dijo: "Desafía toda razón que el gobierno pueda mirar estas estadísticas de cáncer y no ver una crisis. Estamos desesperadamente cortos de capacidad de tratamiento".

"Aumentar los diagnósticos no significa nada si todo lo que hacemos es acumular pacientes atrasados ​​en listas de espera altísimas".

Pero el profesor Sir Stephen Powis, del Ministerio de Salud, elogió al "personal del NHS que trabaja arduamente" y dijo que se estaban logrando avances significativos.

Sin embargo, advirtió que "no había dudas" de que el Sistema de Salud todavía enfrentaba presiones, incluido un número cada vez mayor de pacientes con covid.