CRI CRI... LA UNIÓN EUROPEA AUTORIZA LA VENTA DE GRILLOS COMO ALIMENTO


  • Se trata del tercer insecto en recibir la autorización tras el gusano amarillo y la langosta migratoria

  • La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria examina otras 9 solicitudes de comercialización de insectos


El primer insecto en recibir la autorización de comercialización como alimento humano en la Unión Europea fue en julio del año pasado el ‘tenorio molitor’, una especie conocida como el gusano de la harina. En noviembre recibía un dictamen positivo la langosta migratoria (locusta migratoria) y este viernes se ha sumado a la lista el grillo doméstico o ‘achata domesticus’. Tres especies de insectos que, tras una rigurosa evaluación de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), tienen vía libre para ser comercializados en la UE enteros, congelados, secos o en polvo, como snack o ingrediente alimentario, porque son un alimento “seguro”.


El reglamento sobre nuevos alimentos, que entró en vigor en enero de 2018 y que incluye a los insectos en esta categoría, obliga a identificar en el etiquetado de los alimentos un total de 14 alérgenos (huevos, leche, crustáceos…) que deben ser debidamente etiquetados. Los productos que contengan ‘achata domésticus’, según ha anunciado la Comisión Europea, también tendrán que ser etiquetados de forma que el consumidor esté informado de que su consumo puede provocar reacciones alérgicas. Esto se debe a que, según la evaluación de riesgos de la EFSA, el consumo de las proteínas de insectos puede provocar reacciones alérgicas


“Puede ser el caso, en particular, de los sujetos con alergias preexistentes a los crustáceos, los ácaros del polvo y, en algunos casos, los moluscos. Además, los alérgenos de los piensos -por ejemplo, el gluten- pueden acabar en el insecto que se consume”, explica la Comisión Europea ante un problema de salud pública que afecta a entre el 2 y 4% de la población adulta y hasta el 8 o 9% de los niños.


Nutritivo y saludable

Más allá de los riesgos alergénos, biológicos o químicos que puedan provocar estos “nuevos alimentos", la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha constatado en los últimos años que los insectos son una fuente de alimentos nutritivos y saludables con un alto contenido en grasas, proteínas, vitaminas, fibras y minerales. Por ejemplo, según la empresa Little food, que ya comercializa en Bélgica el producto autorizado este viernes a nivel europeo, los grillos secos tienen tres veces más de proteínas que la carne, tanta omega3 como las sardinas, 2 veces más de hierro que las espinacas, un 36% más de calcio que la leche y 4 veces más de magnesio que los plátanos.


En el mundo se consumen más de 1.900 especies de insectos comestibles -coleópteros (31%), lepidópteros como las orugas (18%), abejas, avispas y hormigas (14%), saltamontes, langostas y grillos (13%) entre otros- que forman parte de la dieta tradicional de al menos 2.000 millones de personas. “Ha sido un gran año para el sector de los insectos europeos”, ha celebrado este viernes la plataforma IPIFF, que representa los intereses del sector. La autorización forma parte de la estrategia europea ‘De la granja a la mesa’ que busca identificar fuentes alternativas de proteínas a la ganadería convencional para facilitar el cambio hacia un sistema alimentario más sostenible.

Actualmente, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria cuenta con otras 9 solicitudes de autorización de insectos sobre la mesa que están siendo objeto de una evaluación de riesgos. Una etapa clave que puede prolongarse meses y años para porque “caracterizar la composición de los alimentos derivados de “insectos” es un desafío”, admitía el año pasado el coordinador del dictamen sobre el gusano amarillo, Ermolais Ververis. Aunque se trata de un sector alimentario con un nicho de mercado pequeño, las proteínas procedentes de insectos se consideran uno de los ámbitos clave de investigación en el marco del programa Horizonte Europa, que financia proyectos de investigación e innovación en la UE.


Fuente: elperiódico.com