La vacuna de Pfizer para el Covid perjudica temporalmente el semen

Un estudio publicado en 'Andrology' con más de 200 muestras de 37 donantes percibió una reducción de la concentración del semen y movilidad del esperma que se recuperó recién pasados los cinco meses.




Un estudio publicado en la revista Andrology concluye que la vacuna de Pfizer para el Covid perjudica temporalmente la concentración total y la movilidad (recuento total de células móviles) de los espermatozoides. Se trata de un efecto temporal que se recupera pasados cinco meses.

La investigación realizó un seguimiento a 37 donantes de semen que proporcionaron un total de 220 muestras durante cuatro fases: antes de la vacunación, entre 15 y 45 días, 75 y 120 y pasados 150 días de la finalización de la vacunación (que se contó siete días después de la segunda dosis).

Las mediciones reflejaron una disminución de la concentración de espermatozoides en el semen del 15,4% y del 22,1% en el recuento de movilidad. No obstante, la recuperación fue total pasados cinco meses.

Los investigadores concluyen que la respuesta inmunitaria sistémica tras la vacunación con el fármaco de Pfizer es una «causa razonable» del descenso transitorio de la concentración de semen y de la movilidad, e inciden que el pronóstico a largo plazo sigue siendo bueno.

Hasta la fecha, no hay evidencias sobre la influencia de la vacuna en la fertilidad, según la Oficina de Salud. Tampoco la página de la CCD, el Centro de Control de Enfermedades de EEUU, apuntaba a interferencias en la capacidad reproductiva de las vacunas: «Actualmente no hay evidencia de que alguna vacuna, incluidas las vacunas contra el COVID-19, provoque problemas de fertilidad en mujeres u hombres», afirma el organismo con datos actualizados del 13 de junio.

Las evidencias hasta la fecha, además, son algo contradictorias pues otro estudio publicado el pasado enero en American Journal of Epidemiology concluía que la vacunación contra el Covid no causaba problemas de fertilidad ni a hombres ni a mujeres aunque sí reflejaba un descenso de la fertilidad a corto plazo en los hombres infectados por coronavirus.