Para la Justicia Mercado Libre no es un servicio de correo.

Tras el robo a un repartidor de la empresa, un juez federal de San Martín dictaminó que no es equiparable al servicio postal y envió el caso a la justicia ordinaria.



El delivery privado de paquetes con mercadería comprada por Internet, no es equiparable al servicio postal.

Con este argumento, un Tribunal Oral Federal de San Martín envió al fuero criminal ordinario una causa a punto por un violento robo a un repartidor de “Mercado Libre” en el Municipio bonaerense de Malvinas Argentinas.


La víctima del robo “no pertenecía a una empresa prestataria de servicio de correo público o privado, con permiso o concesión otorgada por la autoridad, por el contrario, se trataba de persona que desarrollaba una tarea tercerizada contratada por una empresa privada, dedicada a vender productos”, analizó el juez del Tribunal Oral Federal de San Martín, Esteban Rodríguez Eggers.


Un ejemplo: “Equiparar a un individuo que realiza entregas domiciliarias de paquetes de naturaleza no epistolar con el servicio postal, como se pretende, llevaría al absurdo de considerar violentada la correspondencia con el desapoderamiento de un simple envío de comida o compra de alimentos que se efectúa, por ejemplo, por la aplicación perteneciente a PedidosYa SA, circunstancia que desnaturalizaría la existencia y funcionamiento de esta jurisdicción de excepción”.


Los paquetes de MercadoLibre robados “no resultan ‘correspondencia'” y por eso no hay una “afectación a la garantía de la inviolabilidad” de la misma, que habilita la intervención del fuero federal de excepción.


El robo

El 15 de septiembre pasado a las 10, el acusado le robó al repartidor una camioneta Kangoo con las encomiendas de Mercado Libre. La víctima intentó evitarlo y fue arrastrada varios metros por la calle en Pablo Nogués, en Malvinas Argentinas

A las 11, el ladrón llegó con el vehículo a un domicilio cercano, donde junto a otra persona -también procesada- comenzaron a descargar la mercadería.

Este segundo individuo lo hizo “a sabiendas de su origen ilícito y con ánimo de lucro”, según la acusación del fiscal federal de San Martín Jorge Sica, que envió el caso a juicio.

Cámaras de seguridad del Municipio captaron a la camioneta estacionada y en un operativo se secuestró la mercadería en el interior del domicilio


El Tribunal Oral Federal se declaró incompetente y derivó el caso a la Justicia ordinaria de San Martín.

Las conductas y la calificación definitiva del delito “no resultan de competencia federal”.


Fuente: justiciadeprimera.com